¿Cómo se corrige la mordida cruzada?

Mi hijo tiene 8 años y el odontólogo le ha diagnosticado mordida cruzada. ¿Es necesario corregir este problema? ¿En qué consiste el tratamiento? ¿Cuánto tiempo puede llevar?

La mordida cruzada es una maloclusión de los dientes, que consiste en que los dientes de la arcada superior muerden por dentro de los de abajo, generalmente porque el hueso de arriba, el maxilar, es más estrecho que el hueso de abajo, mandibular. Esto hace que:

  1. Los dientes no coincidan bien por lo que no pueden hacer una función correcta;
  2. En muchas ocasiones al cerrar se produzca una desviación hacia un lado de la mandíbula para compensar esta estrechez y poder contactar en más dientes, lo que hace que la mandíbula se desarrolle durante el crecimiento de forma asimétrica si no se corrige
  3. Al ser el hueso superior más estrecho, los dientes tienen menos sitio para colocarse y al salir lo hacen desalineados superponiéndose entre sí y produciendo apiñamiento

Todo esto hace que la mordida cruzada sea un problema que se debe corregir en edades tempranas cuando se diagnostica, ya que en ese momento sus huesos son moldeables y se puede corregir con aparatos de ortodoncia sencillos a los que el paciente se adapta muy bien. El objetivo de este tratamiento es conseguir, mediante la expansión del maxilar, una mordida correcta entre los dientes superiores e inferiores haciendo que coincidan bien, evitar el crecimiento asimétrico de la mandíbula cuando hay desviación compensatoria funcional al cerrar y para facilitar que los dientes definitivos que van a ir saliendo nuevos a esas edades salgan con el espacio suficiente para alinearse. Con todo ello estamos mejorando la situación futura de ese paciente, que, en general, si requiere una segunda fase de tratamiento, cuando tenga todos los dientes permanentes en boca, tendrá un caso más sencillo que tratar y con un tiempo más reducido. Este tratamiento ortodóncico de expansión sólo puede ser realizado en pacientes en crecimiento, no siendo posible en el adulto que ya no tiene crecimiento, en el que se requiere el tratamiento con cirugía para su corrección.

La mordida cruzada puede tener diferentes grados de severidad, y según estos grados se requiere un tipo de aparato expansor, removible o fijo, pero que tienen en común que hacen el mismo efecto, el ensanchamiento o expansión del hueso superior o maxilar. La indicación de uno u otro aparato debe establecerla el ortodoncista, según sea la cantidad necesaria a expandir y según el caso y momento de tratamiento. Estos aparatos se apoyan sobre los dientes y/o paladar para, desde la cara interna de los dientes, ejercer su fuerza y empujar haciendo que se expanda. Son aparatos sencillos de llevar.

La expansión puede realizarse según el tipo de aparato y el caso en el que se aplica de dos tipos: a) rápida: en la que en tres semanas se produce la expansión activa que luego hay que mantener durante varios meses de forma pasiva para que se consolide el tratamiento realizado; b) lenta: se activa cada mes durante 6 a 8 meses y cuando se ha obtenido la expansión correcta, igualmente se mantiene pasivo sin activar durante otros 4 a 6 meses para que se estabilice y no recidive.

Por lo tanto, esta expansión dependiendo del caso, puede durar entre el procedimiento de expansión activa y la retención pasiva entre 6 y 14 meses. Una vez expandido es frecuente que haya que retirar el aparato, y esperar a que recambie los dientes, para en ese momento reevaluar si necesita una segunda fase con aparatos para corregir los dientes.

La corrección de la mordida cruzada debe ser un tratamiento a edad temprana, como en este caso (con 8 años) o en general cuando se diagnostique, relativamente corto y sencillo que mejore el ambiente en el que se desarrollan la boca y los dientes, para simplificar el tratamiento futuro.